Malvin fue claramente superado por Trouville en la primera final y una de las bajas más notorias fue en el rendimiento de los jugadores de su perímetro.

Luego de haber tenido un gran rendimiento ante Hebraica en el quinto juego, Federico Bavosi tuvo una noche para el olvido, fue claramente controlado por Santiago Vidal quién no lo dejó crear ofensivas claras y lo llevó a terminar el juego con tan sólo cuatro puntos con 0/4 en triples y 2/3 en dobles.

Por otra parte las principales vías de anotación del playero estuvieron muy bien controladas con dos de los mejores defensores de la Liga, ya que Nicolás Mazzarino y Kennedy Winston fueron anulados por Joaquín Izuibejeres y Claudio Bascou. El salteño que es el goleador de Malvin culminó con siete puntos, dos de ellos anotados recién en el segundo chico y cinco en el tercer cuarto. El extranjero cerró con 14, pero tiró para 34 y muchas veces lo hizo de forma incomoda y sin posición de tiro, además se retiró del campo de juego con una actitud que dejó que hablar.

Deberá cambiar mucho la cara el equipo de Pablo López si quiere igualar la serie, necesita mucha más creación de juego y más tantos de sus principales figuras.