Malvín y Trouville jugarán la primer final desde las 21.15 en el Palacio Peñarol en jornada donde además habrá una lista de espectáculos previos.

Comienzan las finales de la Liga Uruguaya de Básquetbol, mucha cosa para ver en el Palacio Peñarol. De movida se sabe que va a ser la final más barata, ya que para la segunda se da un incremento injustificado en los precios de los boletos.

Además, hubo una buena idea de la Federación de incorporar espectáculos a la fiesta. Estará la DJ Paola Dalto, habrá una presentación olímpica al mejor estilo NBA y al finalizar el primer tiempo tocará Pitufo Lombardo la canción “Buena Liga”.

Metiendonos en lo basquetbolístico. Malvín viene de jugar hace poco, con más ritmo y mayor cansancio que su rival. Está fuerte desde lo anímico tras levantar una serie adversa ante Macabi, viene con el popular “viento” en la camiseta. Habrá que ver como se adapta rápidamente a un equipo que tiene más peso en la pintura y apuesta mucho al pick central jugado por Vidal. La clave de los de López en ofensiva es Winston, no hay quien lo pueda defender en el rival.

Trouville llega descansado, espera esta final hace más de 10 días. Sabe que viene sólido en su juego, pero también que ahora chocará con el gran candidato. Seguramente encontrará un oponente que se cerrará en la defensa de sus extranjeros, para eso deberá encontrar gol de afuera con Izuibejeres y Bascou, o romper la primera línea con Vidal.

En defensa, tanto el Rana como Javier Álvarez son las claves para frenar a Winston. Será fundamental frenarlo y que funcionen las ayudas.

Héctor Uslenghi, Pablo Sosa y Ricardo Olivera serán los jueces, cuarto árbitro: Diego Ortíz.