Luego de lo ocurrido el viernes por la noche en la LBA, el equipo de Básquet Total siguió buscando palabras de los involucrados en lo acontecido para completar todas las campanas (Autoridades de la Liga, Atenas y Bochinche). Estas fueron las palabras de uno de los jugadores del equipo que relató lo sucedido.

El basquetbolista comenzó hablando de como manejaron el tema antes: “Ya sabíamos y le habíamos anunciado previamente a los organizadores, cuando supimos que el campeonato se iba a jugar en ese lugar que nosotros preferíamos no jugar ahí por un tema de lo que se sabe en todo el básquet, de los antecedentes que hay entre Atenas y Unión Atlética. Nuestro equipo el año anterior salió campeón jugando con una camiseta que nos mandamos a hacer a nuestro gusto y el short de Unión. Este año por precaución al enterarnos que se iba a jugar en Atenas nos mandamos a hacer otro pantalón, pero no llegaron a la primera fecha. Lo dialogamos entre nosotros el tema de usar el short de la UA, pensámos que nos podían decir algo, pero nunca que llegara a tanto”

Contó como comenzó todo y se fueron dando los hechos: “Al ingresar al gimnasio nos dijeron que en el lugar no se podía usar el short de Unión. Luego de dialogar nos dejaron entrar, nos cambiamos y nos pusimos a calentar en la cancha de mini que está pegada a la cancha principal mientras jugaba Romis frente a La Doma. En eso bajan 10 personas aproximadamente a decirnos e increparnos que no podíamos jugar con el short de Unión y que le dejáramos los shorts a ellos, todos ellos hinchas de Atenas reconocidos. Nosotros nos pusimos firmes respondiendo que no y ellos se nos vinieron encima y tirando puñetazos. Se armó un pequeño lío que terminó en nada, ellos se fueron. Nosotros agarramos nuestras pertenencias, nos dirigimos al banco de suplentes esperando que nos dijeran si se iba a jugar o no. En la cantina del club había un asado, estábamos esperando y bajaron 20 personas más, además de los 10 que ya habían bajado anteriormente, con palos y el fierro de bajar el aro decididos a matarnos, nos empezaron a pegar, nosotros nos defendimos como pudimos ya que éramos solamente cinco jugadores porque no teníamos suplentes. Esquivando piñas y palos logramos llegar hasta la puerta arrastrándonos por el piso y cuando llegamos Mauro Mainetti quedó más atrás sólo tratando de defender sus pertenecías que tenía cosas importantes en la mochila ya que se iba para afuera y ahí fue que le pegaron con el fierro abriéndole la cabeza. Si mal no recuerdo lo salvó Aram Tavokjian, que lo ayudó a salir”

El jugador agregó: “En el momento había dos equipos más en el lugar, alrededor de 40 o 50 personas en las tribunas y ninguno fue capaz que ayudarnos a nosotros que éramos tan sólo cinco jugadores de básquetbol que nunca tuvimos problemas con nadie”

Para cerrar dejó algo claro: “Eran hinchas de Atenas y no del barrio como se dijo, los barrios no tienen hinchada, ellos eran de Atenas”