Bohemios derrotó a Malvín en casa dando la nota de la noche en el Torneo Sub 23 y Trouville de visita le ganó a Sayago en partido de final agónico.

Bohemios 86-71 Malvín (Por Diego Pose)

El encuentro comenzó mejor para el local con un 9-5 con buenas determinaciones de Nicolás Sánchez con cinco puntos. Por su parte la visita ponía la bola en la pintura y Santiago Ramírez se encargaba de las definiciones. Con parcial de 13-2 y el buen rendimiento de “Coco” con ocho puntos y la elaboración de juego de Juan Santiso, el playero ganaba 18-11 restando tres minutos. Se fueron al segundo cuarto 23-19.

Los primeros minutos del segundo chico fueron parejos, el local lograba jugar mejor colocando la naranja debajo del aro donde estaban Diego Tortajada y Edison Espinoza, pero el playero seguía arriba 30-27. Con parcial de 6-2 con cuatro puntos de Espinoza pasó Bohemios 33-32. Mucho mejor el cuarto jugado por los de Pocitos que se fueron arriba 41-37.

El segundo tiempo arrancó de la misma manera que terminó el primer tiempo, el local jugaba mejor que su rival y mantenía la renta de tres puntos 50-47. Buenos minutos de Martín Perdomo en defensa y ataque llegando a 10 unidades en su cuenta para que su equipo ganara 57-53. Con un poquito más de aire se fueron a los último diez 62-57 a favor de la marrón.

El cuarto período se inició con el pie en el acelerador para los dirigidos por Federico Camiña que anotaron un 4-0 para sacar nueve de ventaja 66-57, que era una importante ventaja para lo parejo que fue el partido. Restando cuatro apareció Bernardo Barrera para anotar siete puntos y sacar 16 (76-61). Lo último fue para decorar el tanteador que se cerró con victoria de Bohemios 86-71.

Los goleadores, por el lado de Bohemios Diego Tortajada con 26, mientras que en Malvin lo hizo Fausto Pomoli con 21.

Sayago 61-63 Trouville (Por Mauricio Panizza)

Llegamos a Ariel y la vía para ver un partido que prometía lo que terminó cumpliendo. Trouville le había ganado a Nautico en el debut, aunque todavía no sabe si podrá contar con el punto ya que presentó 7 jugadores menores de 20 años, cuando solo pueden ser 5. Sayago había perdido ante Unión Atlética.

Buen marco de público para el cotejo que fue arbitrado por Fabián Martínez e Iván Tucuna de regular rendimiento, sobre todo en el tercer cuarto.

El primer tiempo mantuvo una tónica de extrema paridad, con mucho empate en el marcado e intercambio en el mando del score. Hernán Fitipaldo con la conducción y quebrando la primera línea era importante y Juan Ducasse lastimaba de 6.75. El local buscaba jugar a partir de Leonardo De Pena y generar espacios para sus compañeros, algo de Martín Andrade y Renzo Ormando acompañaban en el dueño de casa. El primer cuarto se lo llevó la visita 18-17 y mantuvo renta para el descanso largo: 32-31.

Ya con más conocimiento del rival tanto Augusto Pons como Fernando Espantoso daban órdenes a sus dirigidos para neutralizar vías de gol del oponente. Sorprendió Martínez en los de Pocitos con alguna bomba, aunque el principal responsable de anotar a distancia seguía siendo Ducasse.
Sayago defendía duro, el ataque rápido era un arma que aprovechaba, buenos minutos de De Pena cuando salió Felipe Monteverde con un corte y Andrade para cerrar el tercero 48-46 arriba.

Trouville por momentos se nubló con protestas a los árbitros, pero con el paso de los minutos se dedicó a jugar. El rebote ofensivo y la oportunidad de tomar segundos tiros. De la mano de Fitipaldo sacó 4 de renta la visita que, para la paridad del cotejo, parecía un abismo. Con un par de gol con falta incluída se puso en juego el dueño de casa.

El cierre fue de locos. A falta de 36 segundos fue a la línea Renzo Ormando y colocó uno solo, le sirvió para ponerse a mínima (62-61). Tras una buena defensa, terminaron cortando a Fitipaldo que erró los dos, pero el rebote fue de los de Pocitos que ahora si, colocaron un personal. De todas formas 3/4 para el rojo que ganaba 63-61 con 16 segundos por jugar.

Fernando Espantoso pidió minuto, la tiró De Pena para ganarlo y erró, pero otra vez la visita no aprovechó desde la línea fallando ambos lanzamientos. Sayago en manos de De Pena tuvo la última pero se apuró con un tiro forzado de casi 9 metros cuando le quedaban 4 segundos y tenía tiempo de ir al aro. Barreto tomó el rebote y lanzó desde la esquina para igularlo, pero también erró. Sonó la chicharra y el punto viajó a Pocitos.