El capitán de Trouville, Joaquín Izuibejeres, charló con Básquet Total luego del triunfo de su equipo ante Atenas para cerrar la serie 3-0.

“No imaginábamos un 3-0 en esta serie, creo que nadie lo esperaba. Atenas fue el número uno de la fase regular porque es un gran equipo, pero hicimos un gran trabajo en estas semifinales durante los tres encuentros aunque quizás el segundo fue el más flojo en cuanto al rendimiento que mostramos. No lo pensábamos tan sencillo pero esto es así, nos tocó a nosotros y estamos en la final y habrá que encararla con mucha seriedad y la mentalidad que nos caracteriza. Esperaremos a que se defina el rival entre Malvín y Hebraica, que se armaron para llegar hasta acá y ambos tienen jugadores de primer nivel. Pero queremos ganar la final con la solidez que hemos demostrado y tampoco va a ser sencillo que nos ganen”, manifestó Joaquín acerca de las diferencias que existieron ante las Alas Negras y el futuro adversario.

Sobre el rotundo cambio de su equipo durante el juego, el “5” reconoció: “Nuestro primer tiempo fue muy malo. Fue lo primero que nos dijimos en el vestuario. La zona que nos plantearon les funcionó a la perfección, erramos muchos tiros y sólo anotamos 24 puntos. Pero para lo pésimo que jugamos en ataque, estábamos únicamente a seis unidades y por lo tanto lo que no podíamos descuidar era la defensa. Sabíamos que tarde o temprano el aro se iba a abrir y por suerte se dio. Recortamos la distancia en el marcador y sacamos una ventaja que nos permitió llegar con algo de aire al cierre, si bien creíamos que iba a ser un final cerrado”.

Con relación a la importancia de volver a una final con el club de sus amores, el capitán del Rojo de Pocitos explicó: “En este momento estoy muy contento, pero tal vez todavía no caí en la realidad de lo que logramos. Quizás hace unos meses era inesperado imaginar estar en esta instancia ya que nos sucedieron un montón de cosas, pero siempre estuvimos sólidos y fuertes de cabeza. La unidad fue fundamental y aparecieron oportunidades para otros compañeros que han sabido aprovecharlas muy bien. La recuperación del “Pepo” (Vidal) fue un envión anímico y basquetbolístico clave para nosotros. Hemos crecido mucho en estos Playoffs superando dos series muy complicadas ante Defensor Sporting y Atenas. Ahora, y siempre respetando al rival que toque, vamos por el título”.

“Sería un atrevido si eligiera entre Malvín o Hebraica. Son dos tremendos adversarios que se armaron y prepararon para disputar esto. Tienen planteles de mucha categoría, pero ambos tienen sus fortalezas y debilidades. Cualquiera de los dos cruces va a ser durísimo pero esperaremos a que se defina el ganador para comenzar a planificar el cruce. Nosotros estamos acá y queremos ser campeones”, sentenció Izuibejeres de cara a la etapa decisiva de la Liga Uruguaya de Básquetbol.