Trouville le ganó a Atenas por cifras de 62-51 y así los dirigidos por Álvaro Tito liquidaron de un escobazo la serie y se metieron en la final de la LUB.

El encuentro no comenzó de la mejor forma para ninguno de los dos equipos ya que fue entreverado, desprolijo sin ideas, en definitiva ambos elencos plantearon una batalla desde lo táctico en base a sus defensas. Adrián Capelli sorprendió en el quinteto abridor con Gastón Páez para hacerse fuerte en la pintura y no permitir segundos tiros a su rival. El mal juego se hizo sentir tanto es así que Joaquín Izuibejeres abrió el marcador con un triple cuando iban ya dos minutos del partido. Poco a poco el rendimiento de Trouville fue superior al de las alas negras que no tuvieron ideas, tomaron lanzamientos apresurados y abusaron del triple así los de la calle Chucarro sacaron siete (9-2). El entrenador argentino se acercó a la mesa y pidió minuto, a la vuelta del mismo sus muchachos salieron más enchufados, les cortaron la vía de gol a sus rivales y en ataque intentaron, tuvieron transiciones rápidas en las manos de Johwen Villegas, apareció Jaime Lloreda en la pintura y en un abrir y cerrar de ojos pusieron un 8-0 para pasar. El primer cuarto en definitiva se fue sin vencidos ni vencedores, todo fue paridad con un 11-11.

Para el segundo cuarto la tónica fue la misma, los dos elencos cimentaron su juego desde la defensa. Los de Palermo encontraron desde el banco el buen rendimiento de varios jugadores, es que Joaquín Osimani puso el primer triple de los suyos sumado a una bandeja le permitió colocar un 5-0 y sacar renta de cinco (18-13). Álvaro Tito alternó las defensas, salió al hombre, cambió al cuadrado uno, también intentó con una zona e incluso presiones al 100% pero el problema de sus dirigidos no estaba atrás sino que a la hora de atacar en donde nunca estuvieron serenos. Santiago Vidal no  entró en contacto, Izuibejeres no logró gravitar, en la pintura Néstor Colmenares no fue bien asistido –debido a la zona cerrada que planteó Capelli con gran éxito- y como si fuera poco Kevin Young en el banco por tener tres faltas. Fue Manuel Romero quien puso un triple para que el rojo de Pocitos estuviese en el marcador. Capelli contó con otros dos suplentes de lujo, uno siempre titular, Emiliano Bastón saltó al rectángulo para ser figura, tomó buenas decisiones en ofensivas a este se le sumó Miguel Barriola y así Atenas sacó la máxima de nueve (28-19). En el cierre Trouville se acercó ya que Colmenares encontró cuatro puntos seguidos, Vidal metió un bombazo desde detrás de los 6.75 y achicó pero el primer tiempo se cerró con un doble sobre la chicharra de Bastón para poner las cifras de 30-24.

Para la vuelta del descanso largo Izuibejeres mostró toda su jerarquía con dos triples consecutivos así los suyos pusieron un parcial de 6-2 y se colocaron a una bola. La defensa zonal de las alas negras no tuvo tanto efecto, la movilidad de balón en Trouville empezó a lastimar y así los atenienses se cargaron de faltas ya que en tan solo tres minutos se comprometieron en las colectivas, así fue como los de la calle Chucarro terminaron de completar un parcial de 12-4 y pasar en el marcador 36-34. El capitán del rojo de Pocitos siguió enchufado, asumió, se puso el equipo al hombro y le fue bien así sacaron cinco 41-36. Atenas se quedó sin ideas en ofensiva, Trouville marcó al hombre con mucha pierna haciéndole todo muy difícil a los de la calle Cebollatí que no hicieron todo lo bueno de los diez minutos anteriores, lanzaron sin criterio, apresurados e incluso sin tocar el aro. Como si fuera poco a Izuibejeres se le sumó Vidal con dos triples tremendos para estirar la renta  a 10 (48-38). El tercer cuarto se terminó con un doble de Soárez prácticamente que sobre el cierre para poner tanteador de 50-40.

Los diez minutos finales empezaron con gran vértigo, Trouville jugó ofensivas más largas, movió la pelota y estuvo más tranquilo. Todo lo contrario en la vereda de enfrente que aún con tiempo nunca estuvo fino siempre apresurado e impreciso para buscar el aro rival. Con el reloj como aliado los muchachos de Tito estuvieron tranquilos como si fuera poco cargaban los rebotes ofensivos generando opciones de segundos tiros en varios pasajes de la noche, los de Palermo no mostraron ni si quiera rebeldía, entrega, esa que si se vio en el primer tiempo, el que más buscó y tuvo un rendimiento óptimo fue Gastón Páez con su tiro efectivo de la cabeza de la llave. El reloj siguió como aliado de los de la calle Chucarro que se dieron el lujo de jugar un par de ofensivas prácticamente que sin lanzar al aro, pero con el rebote ofensivo como herramienta jugaba posesiones más que largas, esto les permitió controlar y hasta sacar 11 (57-46). Atenas estuvo desconocido, la situación y el juego de su contrincante lo sobrepasó, incluso cuando faltaban dos minutos el cotejo ya se notó sentenciado. Trouville incluso estiró la ventaja que llegó a ser de 15. El marcador final fue de 62-51 y el pasaje a la final bajo el brazo.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1165|limitstart=0|limitcount=0}