A excepción de Gastón Páez el quinteto titular de Atenas quedó en el debe, ninguno llegó al doble dígito. Los que fueron de arranque colocaron solo 20 puntos.

Anoche Adrián Capelli hizo un cambio en el quinteto titular con el ingreso de Gastón Páez por Emiliano Bastón. El interno experiente fue, sin lugar a dudas, el mejor jugador de Atenas en el segundo tiempo y el goleador entre los que fueron de arranque con 8 puntos.

El resto quedó en el debe, los números son elocuentes: Cambón 0, Loriente 2, Villegas 6 y Lloreda 4. Solo 20 unidades anotadas por los titulares de los de Palermo, muy poco para un juego donde no había mañana.

Lo que más llamó la atención fue el cambio de roles, asumieron ofensivas jugadores que generalmente cumplen roles defensivos como Páez o Barriola, quienes, juntos con Bastón y Osimani, fueron los que más quisieron.

Atenas, que hizo el primer tiempo que fue a buscar, perdió la cabeza en el complemento. Se fue del partido. No defendió intenso e intentó achicar las rentas en un par de pelotas, siempre apurado y buscando resolver todo a modo individual. Un segundo tiempo para el olvido.

Se despidió Atenas con una imagen magra, que no quita que la campaña realizada haya sido muy buena. Con el paso de los días y la bronca de la eliminación, jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas reconocerán lo logrado.