Álvaro Tito, entrenador de Trouville, dialogó con Básquet Total luego de la victoria de su equipo para sentenciar 3-0 la serie ante Atenas y volver a ser finalista luego de nueve años.

“Pese al score final y la diferencia que existió en el trámite de los encuentros, no he visto tanta supremacía de Trouville en esta serie. Puedo asegurar que nos costó y mucho. Fue un cruce muy difícil, en el cual hubo momentos de quiebre, pero sí creo que el equipo estuvo en sintonía y respondió a la necesidad que exigían estos partidos”, explicó Álvaro después de llevar al Rojo de Pocitos a la final de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

Sobre el cambio de actitud de sus dirigidos en el descanso largo, el entrenador fue claro: “La zona planteada por Atenas fue muy efectiva y nos costó encontrar soluciones en ataque para superarla, pero no podíamos bajonearnos. Teníamos que mantenernos positivos porque muchas veces si embocás un par de pelotas consecutivas te cambian la cabeza y sirven para revertir situaciones en lo mental. El mensaje del entretiempo lo apuntamos en ese sentido y por suerte se terminó dando de esa forma”

“Hay que tener herramientas para llegar a una final y este equipo cuenta con ellas. Trouville, como institución, tiene un sustento muy importante en sus dirigentes y jugadores, y ellos nos han dado la oportunidad de pelear al máximo nivel. En algún pasaje se vivieron momentos muy duros, pero nunca nos quejamos y decidimos mirar para adelante, apostar al trabajo y esa ha sido nuestra idea siempre”, destacó Tito acerca de las causas que le han permitido al elenco de la calle Chucarro llegar a la definición del torneo.

La unidad es una de las piezas del elenco rojo y el DT también lo señaló: “Las fortalezas siempre son los jugadores. Como el “Pepo” (Vidal)… (se ríe junto con Santiago, que es entrevistado al mismo tiempo). Al básquetbol se juega con el talento de los que saltan a la cancha y los entrenadores intentamos que ellos estén cómodos, que recorran un buen camino y que estén en armonía dentro del rectángulo. En este club hay un gran grupo humano y es una de las bases para construir algo serio”.

Sobre el posible rival en la final, Álvaro fue contundente: “La verdad que no da ni para especular con el adversario que nos tengamos que enfrentar. Debemos prepararnos nosotros y después veremos quién es el que toca”.