El juego de Trouville en la noche de ayer desde lo colectivo fue de gran calidad, si bien muchas veces no salieron las cosas en ataque si lo hicieron en defensa. Justo ganador de la segunda semi.

Trouville es un equipo que se caracteriza por la solidaridad, en la noche de ayer eso se vio a flor de piel, principalmente cuando las cosas no salían siempre contó con un jugador clave que sacó la cara.

Sabido es la importancia que tienen Kevin Young y Néstor Colmenares en el equipo. El jamaiquino hizo un gran primer tiempo cargando la pintura, jugando el uno contra uno a Lloreda ganando el varias ocasiones y haciéndose fuerte en la lucha por el rebote tanto es así que culminó con 17 puntos y 10 rebotes. Pero el venezolano no pasó desapercibido ya que tuvo un tercer cuarto de puro gol y como si fuera poco en el último cuarto cuando la bola entraba solo desde la línea mandó a guardar tres lanzamientos en forma consecutiva –no siendo un gran destacado en este rubro-, Colmenares finalizó con 14 tantos y 11 rebotes.

Pero las fichas nacionales también estuvieron presentes Santiago Vidal manejó los hilos, si bien no fue el juego más claro del Pepo en ataque se lo vio bien en el goleo, acabó con 17 puntos con triples claves en el segundo y tercer cuarto. Joaquín Izuibejeres también dijo presente con rachas importantes cada vez que las alas negras se acercaban en el marcador poniendo una cadena de cinco puntos consecutivos para dar tranquilidad, el capitán finalizó con 9 unidades.

Un apartado especial requiere la actuación de Claudio Bascou quien entregó todo en defensa, si bien Villegas no se la hizo fácil por la gran movilidad también apareció en ataque siendo figura rutilante del juego. Porque cuando la Rana apareció fue para hacer delirar a los hinchas, en el cierre del tercer cuarto con un doble sobre la chicharra para que los suyos encaren los diez minutos finales arriba y como si fuera poco en el último cuarto colocó dos triples letales, el segundo que sentenció el juego. Bascou terminó con 11 puntos.

El juego colectivo de Trouville volvió a destacarse por sobre una individualidad, el rojo de Pocitos está fuerte desde lo anímico, en ataque y en defensa y quedó a tan solo un partido de alcanzar la final de la LUB.