Malvín y Hebraica y Macabi, juegan esta noche el segundo partido de semifinales, el primer encuentro se lo llevó el conjunto macabeo, por eso la playa quiere levantar su marea, pisar fuerte en el Palacio Peñarol a las 20:15 para tratar de igualar la serie y soñar con el bicampeonato.

Luego de 72 horas, mismos actores en escena para la película que el pasado martes tuvo un director de lujo, Marcelo Signorelli, sabía lo que debía hacer, para que sus dirigidos continúen con el espectáculo mostrado hasta el momento en el rectángulo de juego.

La estrategia salió a la perfección, dejando a Malvín en 67 puntos, objetivo que no se da todos los días, la gran virtud fue desconectar la transición rápida defensa-ataque del conjunto de Pablo López, Luciano Parodi y Gustavo Barrera, se opusieron de muy buena manera, principalmente en el complemento a Federico Bavosi y Nicolás Mazzarino, aspecto que tuvo como consecuencia que la bola quedará en reiteradas ocasiones a Kennedy Winston, buen jugador, pero en la noche pasada no tuvo fino a la hora de tomar la responsabilidad de la pelota en ofensiva. No necesitó de la exuberancia de Mikael Hicks, aunque igualmente aportó lo suyo, tuvo buen juego colectivo y eso también fue clave.

No sólo un cambio periódico para que suba la marea, sino en la cancha, Malvín, tuvo una jornada magra en lo deportivo, le taparon sus salidas, los encargados de distribuir el juego, en el segundo tiempo se quedó sin solución ni adentro ni afuera. Tiene material, un entrenador capaz para poder revertir lo mostrado en el primer encuentro. Además, Terrence Dials, no tuvo un auspicioso debut, debe y puede jugar más, en una instancia de está no se prueban jugadores, sino que deben actuar, para eso le llegó el llamado desde la avenida Legrand. Insistir en el poste bajo, y mejorar sensiblemente sus porcentajes del perímetro, puede ser la llave para dormir el fin de semana con la serie igualada.

Los jueces serán, Héctor Uslenghi, Alejandro Sánchez Varela y Alberto Arenas.