Sin lugar a dudas que el boricua es un clase A y no lo tiene que demostrar, Villegas se tomó el segundo tiempo para él y fue la figura de la noche. Gracias a su trabajo las alas negras cerraron el punto y la serie.

Johwen Villegas se está poniendo cada vez mejor en su juego, con vértigo y goles pero principalmente con la pausa necesaria, esa que tan bien le hace a cualquier equipo cuando hay que ponerle un paño frío al cotejo.

El boricua estuvo concentrado, fue ganando en confianza a lo largo que pasaban los minutos y el segundo tiempo fue todo de él con libres importantes y una muy buena efectividad, con conversiones en bandejas y hasta con dos bombazos de otro partido uno que le puso el candado al juego, que hizo delirar al ritmo del borocotó chas chas a toda la muchachada de Palermo.

Villegas acabó como  goleador del encuentro con 25 puntos y 10 rebotes pero no solo en ataque rindió sino que es duro de quebrar a la hora del uno contra uno, Adrián Capelli tendrá ahora tiempo para trabajar con este parate poner en rodaje a Lloreda y seguir afinando a Villegas que demostró su clase, calidad y compromiso.