Sebastián Izaguirre habló con Basquet Total luego del gran triunfo macabeo ante Aguada.

“Sabíamos que iba a ser un encuentro durísimo. Es fundamental volver a estar arriba en la serie pero sabemos que no hay nada terminado. Tenemos que encarar el próximo partido con la intensidad con la cual terminamos jugando éste, donde no arrancamos bien, pero mejoramos en el segundo tiempo y eso se vio reflejado en el marcador”, declaró Sebastián acerca de la importancia de conseguir nuevamente la ventaja ante el aguatero.

Con respecto al cambiante trámite del juego, manifestó: “Defendimos pésimo en el primer cuarto, donde el pick and roll nos dañó mucho y no lo podíamos resolver. Luego del descanso largo, cambiamos la cabeza en la última zona, que sin duda es el aspecto más determinante para haber podido llegar a esta instancia, y además estuvimos más claros en ataque para llevarnos el punto”.

“A veces nuestra rotación se hace más corta en partidos complicados y ahí cuando los más grandes tenemos que dar la cara. Por suerte hoy Mike (Hicks) tuvo una noche bárbara en ofensiva, quizás donde más nos estaba costando, pero yo confío en todos mis compañeros porque, incluso los que vienen desde el banco lo hacen de gran forma, y eso para los que estamos en cancha es fundamental”, explicó Izaguirre sobre el recambio de Hebraica y Macabi momentos importantes.

De cara al último cuarto, el elenco macabeo ingresó con tres de sus jugadores titulares con cuatro faltas personales y parecía que el panorama podía complicarse rumbo al cierre y el ala-pivot expresó: “Fue un encuentro con mucha cantidad de infracciones y muy físico, en el cual el equipo que mantuviera el quinteto abridor para el final, se iba a llevar el punto. Aguada sufrió la salida de dos piezas importantes por quinta (Leandro García Morales y Brian Cook), y ahí pudimos encontrar más facilidades en ataque”.