Miguel Barriola vino desde el banco y fue un valuarte defensivo en el equipo de Atenas en la victoria que igualó la serie 1-1.

“Necesitábamos la victoria, en el plantel porque en el primer partido no tuvimos la reacción que habíamos tenido durante toda la temporada en lo que es la defensa. El partido pasado nos costó bastante, Larre Borges es un equipo aguerrido que no dejan pelotas al azar, nosotros laburamos de atrás hacía adelante y así levantamos el partido”, comenzó diciendo el interno ateniense.

El 10 es un jugador aguerrido, esos que gustan en la hinchada ateniense, “Es el rol que me toca jugar acá en Atenas, pelear los rebotes y defender. En ataque las cosas nos estaban saliendo y en defensa no, ese era nuestro déficit, por suerte entre y di mi granito de arena”.

El no encontrar el extranjero interno preocupa: “Ahora tenemos un par de días para descansar y esperar al partido que viene que es el de quiebre. El equipo sintió la salida de Anthony (Johnson) porque ya nos conocíamos y el sabía quien hacía el pick para que lado y eso. El extranjero se tiene que acoplar a nosotros y contagiarse de las ganas que tenemos”.