Aguada venció a Hebraica en cifras de 79-78, en un partido realmente vibrante para todos los hinchas, en el que con un final infartante el “aguatero” se terminó quedando con el punto e igualando la serie gracias a un cachetazo final de García Morales.

Sin estar colmando, hubo mucha gente en el Palacio Peñarol. Con colas de casi una cuadra. Con el comienzo del encuentro fue entrando gente, sobre todo en la tribuna de la calle Minas, ocupada por la hinchada de Aguada.

El primero arrancaba favorable para el macabeo, que circulaba muy bien el balon para que reciban abajo tanto Hatila como Izaguirre. Aguada no defendía bien, perseguía sombras y eso hacia que siempre quedeara un jugador de Hebraica solo para concretar. De a poco comenzó a aparecer en el juego Martin Osimani, y Aguada llegó a pasar, en defensa mejoró muchísimo y a raíz de eso corría mejor la cancha para convertir. El aguatero se iba arriba 17-14.

El segundo fue mucho mejor para Aguada, apareceron Leandro, Borselino y Osimani en un gran juego. Macabi estaba estático tanto en defensa como en ataque, los “hebreos” sentían el escaso aporte de Barrera y de Parodi. Aguada cerraba el primer tiempo 12 arriba, 40-28, siendo muy superior y controlando el partido desde la defensa.

El tercer chico fue cambiante, Aguada arrancó mucho mejor, abriendo ventaja, con un Osimani encendido, al que se sumaba Leandro Garcia Morales. Hebraica dependia de inspiraciones de Izaguirre o de Hikcs. En el aguatero estaban cargados de faltas Moss y Borselino, se fueron al banco, esto generó que el macabeo cargara abajo con Hatila e Izaguirre, de esta forma trajo el partido, jugando inteligente y con Hicks siendo determinante en ataque. Se fue 4 abajo, 62-58.

El último cuarto fue de locos, Hebraica lo logró emparejar de la mano de un Hicks soberbio en ataque, además el hebreo mejoró en defensa y eso le permitía pasar a ganar. El equipo de Signorelli tenía una ventaja de 4 en el final del juego, que la mantenía porque defendía bien, pero se estaba apagando en ataque, lo que generaba que Aguada siguiera en partido a pesar de no contar ni con Moss ni con Borsellino, afuera por quinta. El macabeo no lo liquidó cuando pudo y lo pagó caro. Una ráfaga de cinco puntos seguidos de Leandro, un tirple y una bandeja hicieron que el aguatero pasara a ganar por mínima.

Hebraica consiguió pasar a ganar con libres, y luego el aguatero con doble de Osimani tomaba el mando nuevamente restanto 40 segundos. Parecía que se lo quedaba el aguatero pero apareció la ·magia de Barrera para poner un doble y foul, que le permitió pasar 78-77, pero el Panchi erró el libre, lo que le permitió al aguatero tener la ultima, Cook se mandó hasta abajo, agachó la cabeza y levantó un “centro” que con suerte tocó aro, la pelota salió y apareció la mano salvadora de Leandro Garcia Morales, para que Aguada se quedara con un punto vital, muy festejado para empatar la serie.

Párrafo aparte para tres hombres de la noche, Osimani y Leandro Garcia Morales en Aguada, y Hicks por Hebraica. El “Oso” muy criticado porque no venía teniendo buenos rendimientos a lo largo del año y sobre todo en el primer partido de la serie, pero en este asumió la responsabilidad con toda su experiencia y sin duda fue de lo mejor de la noche. Hicks fue el hombre de Hebraica ademas del goleador del juego, estuvo realmente intratable en el ataque. Y por último, apareció Leandro con un cachetazo al mejor estilo de un pivot, para que el aguatero, se quedara con la victoria.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1148|limitstart=0|limitcount=0}