Larre Borges se quedó con el primer punto de la serie al ganarle a Atenas 94 – 93 gracias a un gran trabajo en el segundo tiempo para forzar el alargue y definirlo sobre el cierre.

Siempre pegar primero es fundamental y lo logró el elenco de Larre. El equipo de La Unión comenzó mejor el juego gracias a un defensa muy intensa que le permitía correr la cancha y encontrar goles fáciles, pero también errarlos y no poder extender la ventaja en el score. Atenas arrancó entreverado en la faceta colectiva pero muy efectivo en el tiro exterior con Johwen Villegas e Iván Loriente como abanderados.

El conjunto cuadriculado comenzó a abusar de Demian Álvarez y Kristian Clarkson en ataque y los porcentajes bajaron. Los conducidos por Adrián Capelli se hicieron fuertes atrás y el ingreso de Joaquín Osimani fue importante en la conducción para que las Alas Negras culminaran el primer cuarto con ventaja de 22 a 17.

En el segundo, el aurinegro volvió a soltarse en ataque distribuyendo la pelota y encontrando al hombre mejor ubicado para el tiro. A los 4’ Larre daba vuelta el marcador (28-26) con una gran tarea de Jimmi Boston, quien lastimaba cerca y lejos del aro. Pero Atenas logró cerrarlo mejor con un Villegas encendido y retomó el liderato cuando faltaban dos minutos para el descanso largo (38-33) e incluso pudo haber ampliado la renta pero desperdició muchos libres y finalmente se fue arriba 40-36.

En el complemento parecía que las Alas Negras sacaban una diferencia irremontable (51-39 en tres minutos) con un gran trabajo de Villegas, pero los de La Unión retornaron de su peor pasaje del juego con la aparición de Leandro Taboada para dar vuelta el score 57-55. El elenco de Capelli sufrió enormemente la carencia en el juego interno pero sobre el final logró pasar y llevarse el parcial 66-64

El último cuarto tuvo de todo. Derrick Caracter comenzó a gravitar en ofensiva con 6 puntos al hilo y se producía la quinta falta de Ángel Varela de forma tempranera. Atenas abrió 7 (77-70) gracias al tiro de tres puntos de Loriente, que lanzaba con mucha comodidad, pero Taboada encestó dos bombas para igualar el trámite en 78. El cierre fue frénetico y mal jugado. Se corrió demasiado y se pensó poco. Iván Arbildi clavó un triple para ponerse arriba 83-81 en el último minuto y Villegas lo empató con lanzamientos libres. La posesión final fue para Larre pero Clarkson falló y todo debía definirse en el alargue.

Y en el tiempo extra cualquiera pudo haberse llevado el punto. El cansancio y el nerviosísmo tuvieron un rol importante. Comenzó sacando cuatro puntos de ventaja el aurinegro, pero los de Palermo lo dieron vuelta 88-87 con triple de Loriente y un notable cachetazo de Blankson, que no había gravitado. El tiro exterior de Taboada ponía nuevamente al frente a los conducidos por Fernando Cabrera, pero Juan Cambón, otro de los que había tenido un juego pésimo en ofensiva, aportó un triple clave en el cierre. Demián caminó y Cambón falló dos libres que pudieron sentenciar la historia faltando 15 segundos.
La última bola fue para Taboada, quien se mandó hasta abajo y ejecutó una preciosa flotadora para sellar la victoria 94-93 pese al intento heroíco de Loriente en los segundos finales.

Ganó Larre Borges y está 1-0 arriba. Deliró la gente del aurinegro viendo jugar a un equipo que sigue haciendo historia y que, por ahora, no deja de soñar en grande.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1147|limitstart=0|limitcount=0}