Hebraica ganó el primer juego de la serie 91-80, con un exuberante partido del base Luciano Parodi, que con 21 años fue la figura del encuentro con 29 puntos y 6 asistencias.

Héctor Uslenghi, Nelson Infante y Enrique Ferreira arbitraron lo que fue la apertura de la serie entre Hebraica y Aguada correspondiente a los cuartos de final de la Liga Uruguaya de Basquetbol.

De entrada una sopresa, Bruan Cook no se cambiaba y la dupla de extranjeros era Elliot-Moss. En los primeros minutos arrancó con todo Aguada. Hebraica se enfocó demasiado en la defensa de Leandro García Morales y liberó a los demas jugadores, los cuales estaban precisos de cara al aro rival. El macabeo en tres minutos anotó sólo dos puntos que venían de la mano del “Panchi”. Leandro no encontró el aro, y Hebraica puso un 7-0 luego de minuto pedido por Signorelli para igualar las cosas. La figura era Barrera que estaba indefendible para la defensa aguatera. Las estrellas estaban imprecisas, Hicks no embocó una y Leandro fue bien contenido en ese inicio, sin embargo tanto Hatila como Parodi jugaron un buen partido y Borselino y Elliot fueron importantes para los de la calle San Martín. A Hebraica se le complicaron las cosas cuando Barrera puso la mano y era sancionado por segunda vez en la noche, igual que Hicks unos minutos antes. Los dos con dos faltas personales; sin embargo, Hatila siguió siendo muy importante arriba y abajo, era imparable para Moss. El primer cuarto se fue con el macabeo arriba 23-16 luego de una buena defensa en primera línea que funcionó a partir de el minuto que pidió Signorelli luego del arranque 7-0 de Aguada.

Aguada arrancó el segundo cuarto con una zona 2-3 que complicó a Hebraica, se quedaba sin posesión en los ataques pero los dirigidos por Germán Fernandez no lo aprovechaban en el aro rival. Y para colmo, a la zona la respondió por Parodi con dos triples consecutivos que hacían que Hebraica sacara 13, 31-18 con 6.55 por jugar. Tenía juego por todos lados macabi mientras el rojiverde continuó en la misma tónica. Aguada fue una sombra de lo que esperaba, y pérdido totalmente en ataque con tan sólo arremetidas indivudales se veía hasta 20 puntos abajo.

El primer tiempo se definía como un equipo de básquetbol que jugaba contra un cúmulo de individualidades y se iba 16 puntos arriba: 46-30.

Aguada arrancó de la mejor forma el segundo tiempo, las bolas entraban y era mas intenso en defensa. El que siguió desaparecido era García Morales que fue bien controlado por Parodi. Sin embargo, Hebraica respondió de la mejor manera, con triple de Izaguirre y doble y foul de Hatila para poder mantener cierta renta. Y Parodi que también siguió siendo importante puso una bola de afuera.

Sin embargo Hatila cometió la cuarta personal faltando cinco minutos para el cierre del tercero y Aguada vió una luz de esperanza para la remontada. Más cuando Hicks que volvió luego de un magro primer tiempo y cometió la quinta -no fue-.

Aguada fue mejor cuando puso al bola abajo, con Borselino y Moss como estandartes se colocó hasta a 9, 59-50. Sin embargo Hebraica contó con un exuberante Luciando Parodi se llevó el tercero 11 arriba, 67-56.

El último cuarto arrancó lindo, alguna bola de Trelles, Leandro y un triple y foul. Pero Hebraica siguió jugando y luchando y hasta se animó a mandar a Hatila faltando seis minutos con 4 faltas. Parodi se puso el equipo al hombro y con bandejas consecutivas cerró la historia. El macabeo lo ganó de principio a fin con un exuberante trabajo en equipo ante un cumulo de invidudalidades.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1145|limitstart=0|limitcount=0}