Pocas veces creo en los números y pienso que tal vez explican menos de lo que parece. Pero sin duda se pueden sacar conclusiones en base a esas estadísticas.

Nos metemos en el Hebraica-Aguada y ya de entrada el 40% en triples del macabeo parece excluyente ante un 23,5% que tuvo Aguada.

Sin embargo, el factor que mas me llamó la atención fue que no hubo diferencias en asistencias y pérdidas. En el partido dio la sensación que la defensa de los dirigidos por Signorelli, fuerte en primera línea y las salidas rápidas, más un extra pase siempre le hubiera dado ventaja en esos dos rubros, sin embargo Aguada con Leandro como estandarte tuvo un partido fino en las asistencias y no hubo demasiada diferencia.

Sin embargo, la diferencia estuvo en las pérdidas no forzadas entre uno y otro, Aguada cometió 13 pérdidas de las cuales 9 fueron con robos directos de Hebraica, mientras que el rojiverde recuperó directamente solo 4.

La otra diferencia sin dudas fue la del nacional destacado, Luciano Parodi. Mientras Aguada tuvo 38 puntos entre extranjeros, y Hebraica tan sólo 18, contó con el espectacular aporte del sub 23 con 29 unidades, pero también 17 de Barrera y 13 de Izaguirre. Mientras que Aguada sólo gozó de Borselino con 16 y García Morales con 10 pasando la doble decena en puntos.

Sin duda una serie que tiene mucho para darnos de análisis, este fue el primero en la victoria macabea en el inicio de los cuartos de final.