La organización del Super 4 fue un éxito, mucha gente se arrimó a la jornada final.

Llevar este tipo de torneos al interior es un acierto. Si a eso le sumas la buena organización de la FUBB y un anfitrión de lujo como Maldonado que presentó un escenario en perfectas condiciones, la ecuación dificilmente de negativa.

Y así fue, sobre todo en la jornada final de anoche, el Campus estuvo radiante, con muchísima gente que se arrimó a ver la definición del torneo.

Otra vez Maldonado demostró ser una plaza a considerar para distintos eventos, por ejemplo, el Sudamericano U17 de este año, que podría volver a ser en la ciudad fernandina.

El único detalle mínimo a reconsiderar para futuras ediciones, es darle un diferencial al partido por el tercer puesto, se puede solucionar con un premio monetario diferente para quien se quede el bronce sobre el que sale último.