Richard Chaney se despidió con lágrimas en los ojos y la copa de campeón en mano.

En su último partido defendiendo la camiseta del Playero, Malvín tuvo a Richard Chaney como el goleador del equipo, el alero terminó con 15 puntos, 11 rebotes y 1 asistencia, realizando un gran encuentro.

En la ceremonia, sus compañeros lo dejaron recibir el trofeo de campeón, y también el cheque de 5000 dólares que ganó la institución. El boricua, le puso un tinte chistoso y salió corriendo con el cheque bajo el brazo.

Más allá de ese lindo momento, Chaney se mostró claramente emocionado por dejar una institución donde se sintió muy cómodo, visiblemente se le vieron lágrimas en los ojos. Dejó la puerta abierta y un cariño enorme por su gente.