El Oeste se quedó con la gloria al vencer al Este en el Juego de las Estrellas.

West Team 163-158 East Team

El Oeste derrotó al Este en cifras de 163 a 158 y se quedó con la 64° edición del All-Star Game. El jugador de Oklahoma City Thunder, Russell Westbrook, fue elegido MVP del encuentro. El base se despachó con 41 puntos, quedando a tan solo una unidad del récord absoluto, que posee Wilt Chamberlain desde 1964.

El partido se disputó en el Madison Square Garden de la ciudad de New York, con la presencia de 17.198 aficionados. El West Team presentó un quinteto titular con Stephen Curry, James Harden, Klay Thompson, LaMarcus Aldridge y Marc Gasol. Por su parte, el East Team saltó a la cancha con John Wall, Kyle Lowry, Carmelo Anthony, LeBron James y Pau Gasol.

Como era de esperar en esta clase de partidos, el primer tiempo fue un verdadero espectáculo, en donde ambos equipos realizaban jugadas fantásticas, aprovechando la pasividad de las defensas. El comienzo del juego fue un mano a mano entre LeBron James y James Harden, en donde el alero de los Cavs ponía algunas volcadas de ensueño y el escolta de los Rockets respondía con un par de triples. Entre el final del primer cuarto y el arranque del segundo periodo, llegó el show de Russell Westbrook, que anotó un par de triples más allá de los 9 metros de distancia, a lo que le sumaba alguna hundida en combinación con Chris Paul, que le permitían culminar la primera mitad con 27 tantos. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el Oeste al frente en cifras de 83 a 82, siendo la primera vez en la historia que ambos equipos superan los 80 puntos.

En el comienzo del segundo tiempo el encuentro mantenía la tónica del primer tiempo, defensas nulas y ofensivas extremadamente individualistas. En este pasaje del juego estuvieron en cancha los jugadores suplentes, los que fueron elegidos por los entrenadores de la liga. En los dirigidos por Steve Kerr se destacaba el trabajo de Chris Paul y DeMarcus Cousins, mientras que en los de Mike Budenholzer hacían lo propio los jugadores de Atlanta Hawks, Jeff Teague y Kyle Korver. En el último cuarto, como es costumbre en el All-Star Game, ambos equipos ajustaron la defensa, con el objetivo principal de lograr el triunfo. En este periodo se pudo observar una gran paridad, muestra de ello es que a falta de cuatro minutos, el marcador estaba igualado en 148. Sin embargo en ese momento, de la mano de Westbrook y Harden, el West Team colocó un parcial de 10-1, que le daba una ventaja de 9 unidades (158-149), que terminaría de sentenciar el juego a favor del Oeste.

En el West Team se destacó el trabajo descomunal de Russell Westbrook, que fue elegido MVP, luego de anotar 41 puntos en 25 minutos, siendo bien acompañado por James Harden, que aportó 29 tantos, 8 rebotes y 8 asistencias. Por el lado del East Team, LeBron James convirtió 30 unidades y repartió 7 asistencias.

En la 64° edición del All-Star Game se rompieron varios récords. Russell Westbrook se quedó con el mayor registro de puntos anotados en una sola mitad, al convertir 27 tantos. Mayor anotación combinada al descanso, 165 unidades. Mayor anotación de triples combinados con 48. Triples convertidos por un equipo, Oeste con 25 y mayor anotación combinada con 321 puntos.