Atenas aplastó a Aguada 114-79 con una actuación colectiva soberbia y porcentajes increíbles.

El Palacio Peñarol recibió un partido donde se esperaba un marco de público superior. El colorido lo puso la gente de Atenas para recibir a los suyos aunque la salida de los dos equipos fue con mucho cántico.

El rojiverde comenzó con parcial de 4-0, pero rápidamente los de Adrián Capelli respondieron con un 10-0 para empezar a dominar el trámite, Johwen Villegas ya llevaba 7 unidades, imposible de defender para Rodrigo Trelles. Una catarata de triples de las alas negras obligó a que Germán Fernández pidiera tiempo, el socre marcaba un lapidario 16-6, con 4/4 de 6.75 para los de Palermo (2 Iván Loriente, Juan Cambón, Villegas).

Moss intentaba sacar la cara por el aguatero pero lo del boricua, del otro lado era monumental, llegó a colocar 21 tantos en el chico, intratable. Para colmo, Atenas iba 7/7 en triples, y cuando erró alguno sobre el cierre del período apareció Anthony Johnson para hacerse dueño de los segundos tiros. Se fue el primero con resultado elocuente: 36-17.

Para el segundo Capelli mandó un equipo con variantes, la que más sintió fue la salida de Cambón, con Joaquín Osimani en la base el equipo no fue tan prolijo, tomó malas decisiones en ataque y bajaron los porcentajes.
Aguada vivió su mejor momento en la noche, intenso atrás, con gran ingreso de Pablo Morales y los aportes de Martín Osimani que puso 5 al hilo para colocarse a 8. El pick entre el Oso y Moss complicaba y a partir de ahí construía el aguatero.

En Atenas volvieron Cambón y Jhonson para recuperar terreno, cerró mejor el primer tiempo y con triple de Iván Loriente sobre la hora, los de Palermo se fueron al descanso largo 57-43.

El partido se liquidó con parcial de 9-0 en el inicio del segundo tiempo, Aguada entró dormido y entre Loriente y Bastón sentenciaron la historia, abrió 23, la renta llegó a ser de 30.
Atenas jugaba a placer, le salía todo, todos metían, noche soñada para las alas negras, mientras que Aguada sufría el partido, careció de juego colectivo, la inteligencia de Morales, las ganas de Andrés Dotti y poco más para el destaque.

En el última la renta llegó a ser de 40 con un Villegas nuevamente insoportable, Capelli rotó el plantel y ahí se acercó el rojiverde, pudo haber sido más amplio el resultado final.

La gente de Atenas disfrutó del rendimiento de su equipo, de vencer al único rival con el que no había podido hasta el momento y de propinarle una paliza deportiva al aguatero para sacarse la mufa de una serie adversa de resultados ante los de la Avenida San Martín.

Las alas negras convirtieron 16 triples, errando solo 12, un 57%, bestial. Villegas anotó 36 siendo el goleador absoluto de la noche.

Estadísticas oficiales