Atenas jugó de forma sólida y compacta para vencer a Defensor Sporting 76-67 en el gimnasio de Bohemios.

Atenas otra vez sacó a relucir por las canchas de Montevideo a la indumentaria estéticamente más linda que tiene la Liga Uruguaya. Fue sólido, compacto, con rendimientos parejos de todos sus jugadores. Venció justificadamente a Sporting y, en la tabla de puntos ganados, ya está segundo.

Era un partidazo y no defraudaron. En el inicio Defensor se benefición de la toma de segundos tiros, Wachsmann y Dobbins ganaban rebotes ofensivos que eran bien culminados por los perimetrales. El fusionado arrancó 7-4.
De a poco la visita comenzó a meterse en el juego, Bastón llegando para definir fue fundamental y Johnson comenzó a pesar en las cercanías del aro; pasaron las alas negras 11-9.
Las jugadas más lindas de la noche se dieron en el primero, Diego García se la “jopeó” a Loriente en pelota dividida y terminó definiendo de bandeja pasada, luego hubo un pase largo que terminó con volcada de Danridge, el local volvió a tomar las riendas del score.
El ingreso de Blankson fue clave en Atenas, solucionó la toma de rebotes ofensivos del rival y aportó en ataque. Jugando la bola abajo y con algún triple de Cambón, los de Palermo sacaron cuatro pero sobre el cierre un gol con adicional de Federico Álvarez le puso cifras finales a unos hermosos primeros 10 minutos, 22-21 el “Até”.

Si bien apareció una nueva bomba de Cambón, Defensor se refugió en zona y complicó. Era efectivo atrás el conjunto de Jauri que no terminó bien un par de ataques rápidos, si bien pasó al frente en el score, no supo aprovechar su momento para abrir distancias. Tras minuto de Capelli, mejoró Atenas que, a partir de ahí, cambió el chip defensivo, fue mucho más intenso, algo que terminó siendo clave. El partido, de a poco, fue perdiendo lo vistoso, para ganar en lo estratégico, los dos entrenadores movían sus piezas, se hizo algo cortado el cierre del primer tiempo. Con Blankson recibiendo adentro para convertir o asistir, las alas negras volvieron a tomar las riendas del score, era muy bueno lo del extranjero nacionalizado ganándole el duelo individual a Haller.
Con dos libres de Villegas -sus primeros puntos en la noche- Atenas se fue al descanso largo 39-34.

El cambio defensivo se profundizó en el segundo tiempo, fue sólido atrás el elenco de Capelli y a partir de ahí cimentó su triunfo. Más allá de que lo de Johnson fue vital, en este cuarto Villegas se puso el equipo al hombro. La visita estaba mejor en cancha y encima su rival jugaba sin extranjeros, los dos estaban con cuatro en el banco; a Dobbins le debió pitar un técnico Sánchez Varela, que era la quinta. No lo hizo el juez principal de la noche, a pesar de que el foráneo quedó cara a cara con él.
Defensor perdió un par de bolas en la salida, hubo dos buenas asistencias de Loriente, para un gol y foul de Johnson y un triple de Cambón, sacó 8 el elenco de Palermo.
Federico Álvarez colocó cinco al hilo para descontar a un triple. El juego volvió a hacerse parejo, con doble final de Haller el fusionado se fue 58-53 abajo al último, evitando la fuga ateniense y permaneciendo en juego.

Otra vez con robos en la salida y un gol importante de Mauro Zubiaurre, Atenas sacó 10 de forma rápida en el cuarto final. Jauri debió mandar a Danridge a pesar de estar en capilla, se sumó Diego García y rápidamente se puso a 3 el fusionado con un par de golazos del base, con su clásica voladita.
Capelli pidió minuto y al toque apareció un 7-0 de la visita, volcada de Johnson, triple de Loriente y doble de Bastón para recuperar 10.
Si bien el fusionado colocó otro 5-0, Atenas estaba fuerte en su juego, lo terminó liquidando desde la línea de libres para cerrar el juego con cierta comodidad. Ganó el ateniense 76-67.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1116|limitstart=0|limitcount=0}